La Torre d’en Petrol

Excursió a la Torre treta de La Vanguardia Digital

Excursiones por Tarragona
 

LA EXCURSIÓN: DE PICAMOIXONS A LA TORRE DEL PETROL, EN LA CUMBRE DEL PUIGCABRER
Una torre entre dos mundos

RAFAEL LÓPEZ–MONNÉ – 08/02/2003
Ponga usted petróleo.” La tabernera servía presta una copa de aguardiente, pero… –“¿Qué ha puesto usted? ¡Si no hay petróleo para una luz! Coja usted ese vaso de la jofaina y llénelo de inmediato, que bien lo necesito.” La tabernera llenaba con aguardiente la jarra destinada al agua para que, acto seguido, desapareciera engullida por la garganta de don Manuel Orozco, capitán de una compañía de soldados liberales reclutados en el Camp de Tarragona. Don Manuel era andaluz, de escasa estatura, de piel muy oscura y barba negra y cerrada. Su voz ronca e imperativa daba todavía mayor profundidad a unos ojos sangrientos y amenazadores. Su mal humor se hizo famoso, pero más su llegada a caballo, armado con sable y revólver pidiendo petróleo.

El Petrol, como se le acabó llamando, era acérrimo enemigo del joven caudillo carlista el Nen de Prades, famoso por su inteligencia, valor y astucia. Con el objeto de vigilar el movimiento de las tropas enemigas, el Petrol mandó construir una torre en la cumbre del Puigcabrer. Fue acabada en 1874 y se trataba de una torre de telégrafo óptico que formaba parte de una red de torres. Para construirla, el Petrol re-clutó de forma obligada a gente de la comarca, de pueblos de la montaña e incluso llegó a detener y obligar a trabajar a los payeses que bajaban a vender a Valls. El Petrol acabó sus días de una forma poco honorable, pero eso es otra historia.

Para ascender hasta la torre partiendo de Picamoixons, se toma el camino que sube por la riera de las Guixeres en dirección a Fontscaldes. En menos de 1 km se pasa junto al Mas del Puetó, situado en lo alto de un promontorio. Después de la siguiente curva, a mano izquierda, aparece el camino por el que continuar (una vieja señal indica “camino cortado”). Se descartan otros caminos que conducen a campos y se asciende siempre en dirección al Puigcabrer. Se pasa junto a una hermosa barraca de piedra seca y se continúa subiendo hasta desembocar en una pista forestal. Ésta se abrió para colocar las torres eléctricas, pero en su parte inferior permanece cortada por un conflicto con uno de los propietarios. Se asciende por la pista durante un buen trecho, siguiendo unas flechas de pintura amarilla. Finalmente, se abandona para seguir por una senda, señalizada con mojones de piedra, que permite subir hasta la torre cruzando el coscojar.

Como es de suponer, la vista es excelente e impactante. Abajo, en el estrecho que forma el Francolí, se llevan a cabo las obras para que un tren, lanzado a más de 200 km por hora, pueda volar sobre el río y atravesar las montañas. Las obras del Ave son impresionantes pero no es el único trabajo del hombre que sorprende. Toda la ladera del Puig d’en Marc está repleta de muros de piedra seca. Una estimación sobre los metros cuadrados de pared construidos pondría en evidencia el faraónico esfuerzo que nuestros antepasados realizaron para poner en producción unas laderas imposibles, piedra a piedra y contando sólo con sus manos. Dos mundos cara a cara. Mientras tanto, la torre del Petrol sigue soñando con que el río de dinero y hormigón que se mueve a sus pies salpique alguna gota para consolidar sus agotadas piedras.

 

Extret del link :

http://www.google.es/search?q=cache:UEXjBHvRzdEJ:wwwd.lavanguardia.es/Vanguardia/Publica%3FCOMPID%3D136325609%26ID_PAGINA%3D781%26ID_FORMATO%3D9%26PAGINACIO%3D%26TEXT%3D+picamoixons&hl=es

Si s’hi accedeix per la pàgina de la vanguardia, ens tenim que registrar…però gràcies al fabulós Google ho he trobat.

Deixa un comentari